Diferecias entre la “b” y la “v”


Artículo escrito por Carlos Suárez Suárez

La diferecia entre la "b" y la "v" en ECO

Foto por Carlos Suárez Suárez

Una de las cosas que se quedo en mi mente como recuerdo de mi infancia en el colegio, fue el primer ejemplo que me enseñaron para ilustrarme cual era la diferencia de algunas palabras cuando se escribían con “b” o con “v”. Este ejemplo fue la diferencia de significado entre los verbos: “votar” y “botar”. Para el primero me dieron el ejemplo clásico de acudir a las urnas, “votar a un partido político” y con el segundo el de “tirar algo a la basura” (que es uno de los significados que tiene el verbo “botar”) Es por ello que en fechas tan próximas a las elecciones del 22 M (ahora está de moda señalar todas las fechas así en las noticias) el verbo más apropiado sería el segundo y no el primero y el que quiera hacer relaciones con los ejemplos, tiene total libertad para ello.

Los otros dos verbos donde me explicaron la diferencia de su significado cuando se escribían con “b” o con “v” fueron “revelar y rebelar”: el primero hace referencia a dar conocimiento de algo, “revelar un secreto”, por ejemplo. El segundo a sublevarse o alzarse en contra de algo o alguien. Es por ello y con referencia a “botar” en las elecciones del 22 M que estos verbos pueden resultar muy útiles. Después de todos los casos de corrupción y todo tipo de tejemanejes políticos que nos han “revelado” los medios y los que han caído por su propio peso, la población sigue sin responder y “rebelarse” ante estos hechos, una buena fecha para ello podría ser este domingo. Además, no solo es que esto no suceda, si no que muchos de los imputados por tramas de corrupción podrían llegar incluso a la mayoría absoluta en sus respectivas candidaturas (según las encuestas de una fuente tan “fiable” como el CIS.) Si unimos todo esto a la baja participación electoral podemos tener un coctel explosivo. Los políticos no se preocupan por los índices de participación, si salen elegidos con el 25% de la misma, solo les interesa tener la “mayoría” dentro de ese 25%, hacen su trabajo, que no es otro que el de maximizar votos al precio que sea. Es por ello, que se debería llevar a cabo un amplio estudio y una buena reflexión sobre la calidad de la democracia y de cual es el problema que esta generando que el pueblo, principal artífice de la misma, cada vez participe menos.

En palabras de Thoreau podemos encontrar una conclusión viable y plausible de lo que quizá está sucediendo en la participación democrática de muchos países industrializados:

“Miles de personas están, en teoría, en contra de la esclavitud y la guerra, pero de hecho no hacen nada por acabar con ellas[1]

Carlos Suárez Suárez


[1]  Thoreau, Henry D. Walden y del Deber de la Desobediencia Civil, Editorial Juventud, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s