¿Este cuento no me suena?


Artículo escrito por Carlos Suárez Suárez

¿Este cuento no me suena? en ECO

Este fin de semana por fin se ha conseguido. El Tsunami de Japón no solo consiguió arrasar toda la costa del país y tener al mundo en vilo con una amenaza nuclear sin precedentes desde el incidente de Chernóbil. Este fenómeno natural también a conseguido que las cámaras desvíen sus objetivos de Libia (o al menos lo hicieron hasta que se consiguió la tan ambicionada zona de exclusión aérea.) Gadafi vuelve a ser el malo que era en el año 86 y occidente se prepara para librar la batalla final contra la tiranía, pero ¿Yo me pregunto? ¿Dónde estaba la zona de exclusión aérea sobre el conflicto de Sudan? Un guerra que duró casi veinte años y que ha dejado  1.900.000 de vidas civiles atrás o ¿Donde estuvo esa misma zona de exclusión militar cuando los Hutus masacraban a los Tutsis[1] en Ruanda? O simplemente ¿Dónde están esas intervenciones bien intencionadas de la OTAN para librar al mundo de la tiranía y la opresión en países como Nigeria, Costa de Marfil, el Sahara Occidental, la Republica Democrática del Congo, Bahréin y una larguísima lista más de países? ¡Ah! Es cierto, Libia tiene petróleo, de hecho es el segundo país exportador de petróleo de África, se me olvidaba este pequeño detalle. Pero, ¿Este cuento no me suena ya? Corría el año 1980 cuando Irán e Irak iniciaron una guerra en sus fronteras. Fue entonces cuando la “participación” de las potencias occidentales propiciaron que una guerra que estaba destinada a durar un par de meses se alargara ocho años gracias a la venta de armas a ambos bandos. ¿Ahora que me acuerdo? ¿Estos países no fueron Francia, Gran Bretaña y EE UU? ¿De que me sonara a mi esto? ¡Pues claro!, son exactamente los mismos que veintiún años después se han puesto de acuerdo para conseguir la famosa zona de exclusión aérea, que terrible curiosidad.

El mundo mira hoy en día a Gadafi como miró a Saddam en su momento, “El nuevo Hitler” gritan los medios. Se venden tiradas de periódicos a toda portada y se enseña la crueldad y maldad de la guerra. Mientras tanto occidente arma a las guerrillas que luchan contra el régimen, como ya ocurriera en Afganistán cuando este pueblo luchaba contra la invasión de la URSS, salvo que, los “amigos” afganos del año 89, terminaron siendo los enemigos del 11-S. ¿La historia se repite? Eso solo el tiempo lo dirá. Lo que esta claro y ya no se puede ocultar es que este movimiento de la OTAN tiene serios intereses detrás, y no solo tiene intereses, hay nombres claros que quieren que Gadafi sea la “cabeza de turco” de todo este embrollo (claro que, mientras pagaba las armas que le vendían, cazas que ha usado contra población civil inclusive, no había ningún problema.) Siempre podrán excusarse en que no sabían que las iba a utilizar de un modo tan cruel (¿Para que serán las armas si no para defender la libertad?) y mezquino, y poder así echarle la culpa al que estuvo detrás en el poder. Pero creo que occidente tiene una gran prima de responsabilidad en este sentido. Esta intervención militar trae aires del pasado, un pasado que se repite en el presente, no olvidemos que Irak y Afganistán siguen “ocupadas” y en Irak ya han muerto la friolera de 1.200.000 civiles a causa de la guerra. Si Libia termina siendo el nuevo Irak, el viejo o una mezcla de ambos ya se verá, pero sinceramente ¿Este cuento no les suena?


[1] Terminología impuesta por los belgas para separar a la raza negra de esta región por algunos de sus rasgos físicos más característicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s