El temor de Malthus


Artículo escrito por Carlos Suárez Suárez

<<La grave crisis financiera y el horror económico que padecen las sociedades europeas están haciendo olvidar que –como lo recordó, en diciembre pasado, la Cumbre del clima de Durban, en Sudáfrica– el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad siguen siendo los principales peligros que amenazan a la humanidad. Si no modificamos rápidamente el modelo de producción dominante, impuesto por la globalización económica, alcanzaremos el punto de no retorno a partir del cual la vida humana en el planeta dejará poco a poco de ser soportable[1]>>

Con está reflexión comienza un artículo de Ignacio Ramonet para el diario Le Monde Diplomatique y puedo decir que a lo largo del mismo se encuentran unas reflexiones que dan mucho, pero mucho que pensar.

En el año 1766 nacía en Inglaterra Thomas Malthus, uno de los autores más mencionados en le Teoría Económica por su “Ensayo sobre el Principio de la Población”. A lo largo del mismo Malthus nos ofrecía una visión de cómo el crecimiento demográfico mundial descontrolado terminaría por acabar con los recursos (sobre todo alimenticios) y provocaría que gran parte de la población mundial muriera por inanición o se enfrentara en una cruenta lucha por el control de recursos estratégicos. A pesar de que en su tiempo tuvo muchos detractores y críticos como fueron David Ricardo y Karl Marx, que ofrecieron una visión en la que la tecnología permitiría aumentar la producción y con ello alimentar a una mayor cantidad de población  con prácticamente los mismos recursos productivos. Pero ante todo, hay que admitir que Malthus no estuvo del todo desacertado en muchos aspectos, la Primera y Segunda Guerra Mundial fueron, a parte de otras causas, movimientos de naciones que buscaban un mayor control de los recursos para garantizar el bienestar de sus población y la ampliación de sus territorios o imperios, ya entonces se empezaba a observar que los recursos eran finitos y que tener su control era totalmente necesario e imprescindible.

Como bien comenta Ignacio Ramonet en su artículo “Urgencias Climáticas” hace poco hemos contado con la incorporación del ser humano 7.000 millones en nuestro planeta, si nos damos cuenta de un detalle, Malthus ya hablaba de colapso con 176 millones hace tan solo 200 años (a pesar de todos los fallos existentes y revisados de sus teorías). La población mundial ha pasado a triplicarse en apenas 70 años y las previsiones son de un crecimiento aún mayor, llegando a los 9.000 millones en 2100. Como comente anteriormente los recursos del globo son finitos y limitados, una población creciente que sigue dependiendo en demasía de energías fósiles para poder subsistir y lo que es más importante, para poder alimentarse, nos muestran un camino arduo y complicado. Según datos de la FAO de 2007, en la tierra se producen alimentos de sobra para alimentar a toda la población mundial y probablemente sus datos y cifras sean muy acertadas, el problema viene de ¿Qué clase de agricultura está produciendo esos alimentos? ¿Es sostenible a Largo Plazo? ¿Respeta el Medio o Degrada los Suelos? No olvidemos que la naturaleza sigue un ciclo, como bien explica el profesor Federico Aguilera en sus clases de Recursos Naturales, la naturaleza o el medio tiene una capacidad de absorción y de regeneración, cuando se superan esos limites no se sabe bien que es lo que puede ocurrir, pero lo más probable es un colapso o consumo de todos los recursos regenerativos del suelo, de los pozos o de los bosques. Ramonet lo explica muy bien, la excesiva deforestación hace que los bosques y selvas ya no retengan el agua de la lluvia, esto desplaza los suelos y deja al descubierto la capa más árida e inservible de los mismos, las tierras pasan a ser desérticas y de mala calidad, sin nutrientes que llevaban años regenerándose y conservándose, nutrientes que siguen un ciclo, ciclo que se esta rompiendo y esta ruptura lleva a una menor producción y una mayor degradación de los suelos, del medio y del entorno.

Por lo tanto, la cuestión ya no es ¿Qué podemos hacer? La cuestión empieza a ser ¿Cuándo ocurrirá? La tierra esta agotando sus recursos y no le estamos dando tiempo a regenerarse, esto se une a un crecimiento de la población sin freno, población que requiere no solo más alimento, si no más textil, tecnología, servicios, energía y un largo etc. A lo mejor, Malthus no estaba tan equivocado, a lo mejor su error fue subestimar la cantidad de mundo y de recursos que quedaban por explotar en 1800, pero hoy en día somos más consientes que nunca en la historia de lo que tenemos y de lo que nos queda y quizás, de lo que no seamos conscientes es de los peores temores de Malthus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s