El Bueno (lo están buscando), El Feo (El Rescate) y el Malo (“Los mercados”)


Artículo escrito por Carlos J. Suárez Suárez

 

UE en ECO

Imagen de Ecologiablog

El pasado 9 de junio muchos medios de comunicación se hacían eco de una noticia que se venía “susurrando” desde hace varios meses, el rescate que necesitaría España para capear las labores mal logradas y los despropósitos conseguidos a lo largo de estos años (llámese gobierno PSOE, PP o PPSOE, si se prefiere). Muchos clamaban que no se podía rescatar a España, que no teníamos los problemas que habían sufrido Grecia, Irlanda o Portugal y a pesar de los avisos se hizo caso omiso, se dio por imposible, y nos volvimos a colocar una vez más en la “pole-position”, pensando que éramos mejores que todos y cada uno de estos países antes mencionados. Pero está historia, la historia de los rescates o la historia de la UE (por entenderlo claramente) viene de mucho tiempo atrás. Como todo, la UE, algo con lo que ya han crecido generaciones y que parece una plataforma histórica e inamovible, tuvo un comienzo, y no tan bonito como relatan algunos libros de historia.

Mucha gente se plantea porque hoy en día Alemania (perdedora de la guerra y gestionada por la doctrina “EE UU/MURO/URSS”) y Francia (“Ganadora” de la guerra y no se sabía demasiado bien con que doctrina) crearon la UE (Comunidad Europea del Carbón y el Acero, en un principio) para terminar fundamentalmente con los problemas en la disputa de materias primas que tuvieron lugar en la Cuenca del Ruhr, zona a la que se considera principal responsable de las tensiones entre Francia y Alemania que llevaron a ambos países a “iniciar” dos Guerras Mundiales. Como puede suponer el lector, los que primero llegan al juego suelen ser después los más aventajados, además, mientras que otros países que se incorporaron más adelante llegaban con economías muy atrasadas, Francia y Alemania (junto con otros países de Europa) habían recibido cuantiosas cantidades a través del Plan Marshall para una rápida reconstrucción de sus países y de su tejido productivo. La UE se empezó a consolidar pues, como un feudo controlado y legitimado por las dos grandes potencias europeas (el Reino Unido nunca estuvo interesado en principio y realmente solo ha tomado de la UE aquellas partes que le fortalecen o interesan, un claro ejemplo de ello es que se han mantenido al margen del sistema monetario, dejando intacta su libra esterlina) el resto de países que se fueron anexionando desde 1951 (inicialmente eran 6 países, hasta los 27 de la actualidad) pasaron a formar parte del conjunto siempre invitados y controlados por la coalición franco-germana. Las condiciones, medidas, ajustes y ayudas llegaban principalmente desde estos países, estas ayudas, en forma de subvenciones “tenían” la intención de servir como puente de mejora hacia una Europa fuerte e igualitaria, una Europa que se uniría cultural, social, financiera y políticamente. Aquí, comenzó la gran mentira de la UE, muchos lideres políticos por aquel entonces cometieron el error de pensar que Europa era EE UU, nada más lejos de la realidad (tanto para lo bueno, como para lo malo).

El siguiente paso en las diferencias lo encontramos un poco más cerca de la actualidad, concretamente en la época de “Bonanza”, cuando todo era maravilloso y espectacular, el euro dominaba el mundo y Europa era observada con envidia/preocupación por los países del resto del globo. El comienzo del crack, como sucede con muchos, fue un “NO”, un no grande y rotundo. Este NO, está representado por el referéndum que se llevo a cabo con la intención de poner en marcha la Constitución Europea (lo recuerdo claramente, fue mi segundo año de facultad y todo aquello, incluso en aquel entonces y dentro de la “Universidad”, sonaba muy ajeno) Los Países Bajos (Holanda, más concretamente) y Francia, socios fundadores de la UE, dijeron NO a la constitución, documento que dotaba a este organismo de un paso más. Este paso daba el salto desde el estado “financiero/económico” hasta el político, paso que nunca llego a darse. Está, fue la primera fractura dentro del contexto europeo, aún quedarían unos años para la llegada de los rescates a Grecia o de unos “seres malignos” denominados “subprime” a tierras europeas.

La consecución. El final de este Western, como ya comentamos, se veía venir desde hace algún tiempo. Era normal que con la llegada de los baches, Francia y Alemania pasaran literalmente de Europa para atrincherase en sus economías, al fin y al cabo, nunca han renunciado a su “Soberanía Nacional” y nadie se lo ha querido/podido imponer nunca dentro la EU. Es normal, que empezaran a exigir la devolución de todo el dinero que han depositado en los países del extra radio de sus fronteras, sobre todo en los países del sur, países, como España, en los que muchísimos bancos alemanes se forraron “literalmente” con la burbuja inmobiliaria, pero eso, es otra historia. ¿Alguien creyó que la UE se iba a convertir repentinamente en el “Paraíso de la Golosina”? ¿Qué íbamos a abrazarnos todos como hermanos mientras el dinero fluía en cascada desde los países más ricos hasta los más necesitados? Creo que ambas preguntas no necesitan contestación, la realidad habla por si sola. La actualidad, después de casi 4 años de crisis nos muestra lo que muchos medios y compañeros recogen estos días, Europa está moribunda, temerosa y con un euro que se empieza a mirar cada vez con más recelo.

En esta historia, el bueno no aparece por ninguna parte, todo el mundo lo está buscando y demasiados lo quieren ver en el lugar equivocado. Algunos, incluso llegan a encontrarlo en “los rescates” otros, más bien “aventurados”, prefieren verlo en el FMI, de ser así, pasaríamos de golpe y porrazo de un Western del Oeste a una de las mejores películas de Terror de la historia del cine.  Otro de los personajes más buscados, el Feo, se suele presentar en forma de rescate o “préstamo óptimo en condiciones supermegainmejorables” y siempre hay para él  unas palabras de amabilidad y simpatía, seguro que sí le preguntamos a cualquier ciudadano heleno (los primeros rescatados de la película) nos contará maravillas del mismo. El tercer y último personaje, como no, es el malo. Todo el mundo habla de él (o más bien, de ELLOS), quieran o no quieran hacerlo. ¿Quién no ha oído hablar, leído, visionado o incluso soñado con los queridísimos “mercados”? Lo más preocupante de está premisa, no son los susodichos, si no el hecho de que se ha dotado de “vida” a entes que no la tienen. Muchos lideres de políticos señalan a los “mercados” como si fueran seres ajenos, o vinieran a invadirnos desde el espacio exterior. Además, ¿No son los “mercados”, ahora tan odiados, los mismos que nos enriquecían hace tan solo 10 años? Y es que el problema para responder a esta pregunta no es de percepción, es de concepto. Los mercados, ni son entes, ni son especuladores, ni son el Diablo. Son sencillamente, lo que son, herramientas económicas optimizadoras de dinero, sea al precio que sea y con cualquier coste que se tenga que asumir (económico, social, ambiental, etc.) Es por ello, que buscar un responsable en “los mercados” es como buscar una aguja en un pajar, añadiendo además, ninguna intención de encontrarla. El problema no es que los “mercados” (o más correctamente, quienes los componen) sean especuladores, el problema es si alguna vez han dejado de serlo. Como bien comentaba Francisco Alvares Molina en el programa “Salvados” de la Sexta, la bolsa ha dejado de ser un lugar donde se miden la fiabilidad o robustez de la empresas o la calidad y cantidad de los recursos naturales del planeta, para convertirse, simple y llanamente, en un Casino. Y en este peculiar Casino, solo tienen crédito “El Bueno, el Feo y el Malo”.

Anuncios

Un pensamiento en “El Bueno (lo están buscando), El Feo (El Rescate) y el Malo (“Los mercados”)

  1. Pingback: El Bueno (lo están buscando), El Feo (El Rescate) y el Malo (“Los mercados”) | multibancos.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s