¿Y si no hay empleo para todos?


¿Y si no hay empleo para todos? El Roto

¿Y si no hay empleo para todos? El Roto

Artículo escrito por Carlos Suárez Suárez

Esta premisa debe estar en la cabeza de muchos españoles ahora mismo, en los mismo momentos en los que escribo estas líneas, muchas personas en España se están planteando seriamente si hay un puesto de trabajo al que puedan optar, en el que puedan cobrar un salario digno y tener unas condiciones laborales “aceptables”. En muchas casas se escuchan con cada vez más frecuencia <<Prepárate bien los idiomas, porque aquí no hay futuro>> o <<Hay que estudiar alemán para poder tener una “oportunidad”>>. Se vuelven a oler aquellos aires de “vente para Alemania Pepe” que ya vivieron algunos de nuestros padres o abuelos en el pasado, donde emigrar era la única forma de salir adelante. Realmente no se puede tener nada en contra de una mayor preparación en idiomas (donde España suele ser una de las regiones de Europa peor preparadas) o vivir experiencias de trabajo en el extranjero que mejoren nuestra experiencia y nuestro currículum, el problema es hacerlo por necesidad. Según datos de del INE el empleo juvenil se sitúa en el 48,56% y cada vez más la “Fuga de Cerebros” se esta transformando en “Éxodo”  Pero, ¿Realmente no hay empleo para todos en España?

Hay muchos sectores que nos aportan datos que indican lo contrario y nos indican que hay sectores de reorientación que pueden fomentar un empleo digno y duradero, y lo que es mejor, sostenible económica y ecológicamente. Según dato de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) España podría generar casi 2 millones de puestos de trabajo relacionados con las energías renovables y su entorno, esto no solo propicia una reducción del número de desempleados, si no que además coloca a personas cualificadas y menos cualificadas en un puesto de trabajo que le garantiza un empleo de calidad, en un sector que debe tomar cada vez más importancia, debido a la gran cantidad de residuos que estamos generando y al creciente precio del crudo, que esta poniendo los carburantes y todos sus derivados por las nubes. Con estos mismos datos podemos saber que en la actualidad entre 400.000 y 500.000 personas trabajan en este sector, con lo que podríamos hablar de un aumento del 75% dentro del mismo. Por otro lado encontramos otro sector en auge y que esta presentando unos beneficios (en salud para el planeta y en dinero) más que considerables, la agricultura ecológica. En el conjunto de empresas españolas que trabajan esta agricultura ya se recauda un 11,7% más que las que trabajan con agricultura tradicional y lo que es más importante, produciendo productos agrícolas y ganaderos de calidad, con un trato respetable por la tierra y el entorno y generando trabajos derivados como el Eco Turismo o el Turismo Rural. En palabras de Ángeles Parra:

<<hay otras formas de economía, pero hace falta tener esa información que no aparece en los medios de comunicación convencionales, porque a los poderes fácticos no les interesa una población informada y con cultura. La Administración debería apoyar a los que son la alternativa y no a los que nos están hundiendo. En cualquier caso, mucha gente ya ha despertado y está empezando a apostar por otra forma de hacer las cosas, por una economía más local, sostenible, ecológica, sana, limpia y justa. No podemos pedirles nada a los políticos, no podemos esperar a que ellos cambien, pues están al servicio de los que nos están hundiendo. La democracia real es, hoy, una economía verde que surge desde abajo y que tiene sus propias reglas, al margen del desastre que significa escuchar a los partidos políticos, a los entes financieros y al Fondo Monetario internacional […]>>

Queda claro que ambas son alternativas a tener en cuenta, además contamos con ejemplos de como implementarlo perfectamente. Como ya hemos mencionado en algunos artículos de este blog, Christian Felber y su “Economía del Bien Común” nos ofrecen la base para impulsar empresas sostenibles y que respeten el Medio Ambiente y a la Sociedad, para conseguir puestos de trabajo dignos y que seamos nosotros y no la “situación” los que decidamos si queremos irnos a trabajar al extranjero para mejorar o construirnos nuevas oportunidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s