La segunda enmienda


Foto de Steven McCurry, todos los derechos y el copyright son del autor mencionado.

Foto de Steven McCurry

 

Artículos de Carlos J. Suárez Suárez

Dicen que esta historia comenzó en rincón de Estados Unidos, mientras se redactaba la constitución. Corría el año 1791 cuando se aceptó como parte de la constitución y en segundo lugar, el “derecho a poseer armas” en este territorio, aún incompleto por aquel entonces, y que ya se había formado y forjado después de un cruenta guerra de independencia contra la metropoli británica, costumbre ésta, muy bien exportada del continente europeo, la de formar nuevos países o territorios después de un conflicto armado. Era una época distinta a la actual (o a lo mejor no tan distinta) donde un ejercito compuesto por un gran número de milicianos armados era la “salvaguarda” de la nación frente a la tirania del Imperio Británico. Esta enmienda tuvo entonces “algún” sentido, o si no, al menos, era el reflejo en papel de la victoria del “pueblo” frente al “ejercito”.

Muchas son las voces en la actualidad (y no tan actuales) que se han alzado contra un mayor control de las armas, contra una ley que no permita que comprar un arma en EE UU sea tan fácil, y además, al mismo precio que una PlayStation. Pero es que son muchos los intereses y son muchas las balas que matan dentro, pero son aún más las que lo hacen fuera del territorio americano. En el interior se aferra el “lobo”, la NRA (por sus siglas en inglés) o Asociación Nacional del Rifle, con la friolera de 4.000.000 de miembros, presentan uno de los principales escollos para todos aquellos estados o personas que piden un cambio ante el impulso de disparar primero y preguntar después, además, si algún estado desea tener una legislación más restrictiva se da de bruces también contra la propia constitución, sea así pues, que dentro del territorio nacional la cosa se presenta complicada, en un país con unos indices de asesinatos, asaltos y robos, brutales. Un muestra de ello, es el motivo por el que hoy escribo estas palabras, y es que la masacre de Connecticut puede aterrorizar a todo el mundo, pero dudo mucho de que sorprenda, no es la primera que sucede de características similares y me temo, muy a mi pesar, a que tampoco será la ultima. El hecho de que un niño de diecisiete años (por más o menos perturbado que este) tenga acceso a semejante arsenal y el libre alvedrio para utilizarlo, debería hacer temblar los cimientos del parlamento norteamericano, pero (y perdón por repetirme otra vez) dudo mucho que esto suceda.

Ya hablamos del “lobo”, pero el auténtico “monstruo” no se esconde en casa, “juega” fuera. EE UU es actualmente (e historicamente desde hace ya unos cuantos años) el principal exportador de armas al resto del mundo, principalmente para la “legitima defensa” de pueblos y personas (véase “Guerra Iran/Irak”, “Israel/Palestina”, “Continente Africano” y un largo etc más), pero es que además es también el octavo importador (no hay que conformarse con lo que se hace en casa.) Esto refleja un balance brutal, y si hiciéramos los cálculos, estoy seguro de que la cantidad de gente que ha sido víctima de armas “Made in USA” dejaría en serio ridículo (aunque no tiene ninguna gracia) al número de personas que han fallecido por lo mismo dentro de las fronteras de EE UU. Y es que un país cuyo presupuesto destinado a “Defensa” (que bien lo podrían llamar “Ataque”) es equivalente a la suma del de China, Gran Bretaña, Francia, Rusia, Japón, Alemania y Arabia Saudi juntos no puede estar libre del “pecado” de la muerte y la destrucción.

EE UU presume ante el mundo de ser la “cuna” de la democracia moderna, un pais que nació con una constitución democratica entre imperios y reinos, que surgió con aromas de libertad (aunque no fueran de todos los colores) y con la igualdad entre hombres, pero no podrá “caminar” con la cabeza alta mientras estos números, estas cifras y estos hombres, mujeres y NIÑOS, que mueren por sus armas sigan apareciendo cada día en las portadas y noticias del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s